• LA NOTICIA

    Con tecnología de Blogger.
    jueves, 25 de junio de 2020

    Solsticio de verano; fuerza y esperanza



    Entre tanto caos económico, natural, social, y de salud, incluso político; creo que a muy pocos nos quedan ganas de seguir escuchando como en la región noreste del estado (justo donde nos encontramos) los casos positivos del COVID-19 han aumentado, etcétera.
    No pienso tocar nuevamente el tema, a mi parecer, y opinión, creo que la columna (al menos en esta ocasión) debe ser algo esperanzador, cálido, y lleno de luz, tal cual solsticio de verano.
    El pasado fin de semana, hablando del sábado 20 y domingo 21 de junio, hubo dos celebraciones en el país, el primero, fue la celebración del día del padre, que como muchos sabemos, es el tercer domingo de junio, me encantó ver muchas fotos en las redes sociales de compañeros con sus hijos, y de grandes amistades con sus padres.
    Independientemente que el arquetipo del padre no sea tan considerado como el de la madre, creo, que debe ser una celebración grandiosa para el padre presente, el que libera, motiva; el que no teme decirle a su hijo “te amo” abrazarlo, besarlo, y darle la seguridad que se necesita del padre presente, no sólo en lo económico, sino presente en cualquier ámbito, ya que la educación no debe corresponder sólo a la madre.
    Otra de las celebraciones, que en lo personal a mí me encanta, es el solsticio de verano, celebrado el 20 de junio, es el día más largo del año y el momento en el que el sol está en su máxima elevación, hay ciertas creencias que lo abrazan como un símbolo, el triunfo de la luz sobre la oscuridad; es oficialmente la llegada del verano a nuestra tierra.
    Por muchos años, desde las culturas antiguas el solsticio de verano ha tenido gran significado espiritual para los humanos que siempre han vivido maravillados por el poder y majestuosidad del sol.
    El solsticio de verano también recibe otros nombres en algunas tradiciones, como Litha, Midsummer, Lethu, Noite de San Xoán (gallego); estas mismas tienen que ver con el agradecimiento a los dioses y diosas, en especial aquellos relacionados con la fertilidad y el agua. Anna Franklin en su libro “Midsummer, A Natural Time of Celebration” menciona lo siguiente sobre esta celebración “Cada cultura, en algún momento de su historia, marcó la época del Solsticio de Verano (Midsummer y/o pleno verano) y lo mantuvo como una celebración mágica. Los celtas, los nórdicos, y los eslavos creían que había tres noches espirituales en el año en el que abundaba la magia, la primera Samhain, la víspera de mayo (conocida como bealtaine y/o noche de walpurgis) y la víspera o solsticio de verano. […] a medida que el sol del solsticio sale en su día de mayor poder, dibuja con él, el poder de las hierbas, piedras y los cristales. Los días fríos y oscuros del invierno, el Tizón están muy lejos, el momento de luz y calor, verano y la siembra, están aquí. Naturalmente, nos sentimos más alegres y queremos pasar más tiempo al aire libre. Los cultivos se plantan y crecen muy bien; el inicio del verano es un momento natural de celebración.” 
    La tierra está inundada de fertilidad.  Los espíritus de la naturaleza están muy activos por el cambio de estación. Es un momento adecuado para retomar los proyectos que se han dejado pendientes. Etcétera.
    Para las sociedades agrícolas, y quienes tienen este tipo de calendario (como los paganos, los wiccas, los asatru, etc.) los cultivos están creciendo en los campos con el calor del sol, por lo tanto, Litha es una época de venerar el sol. Es un tiempo para celebrar tanto el trabajo como el placer, porque ya se hicieron las siembras y solo falta esperar la cosecha. El pleno verano es tiempo de absorber los rayos calientes del sol. También es una festividad relacionada con la fertilidad de la naturaleza. (Zeraoui, Farah. 2020)
    Y basándonos en esta celebración, y las muchas creencias, historias, mitos, leyendas que podemos traer a nuestra mente, creo, que estamos en el momento exacto para dejarle ver a quienes lo necesitan, esa empatía cálida que podemos llegar a tener; la economía localmente está teniendo cierto colapso, algunos empresarios locales, emprendedores sufrieron los estragos del confinamiento, o simplemente algún amigo cercano tuvo pérdidas económicas y ha estado buscando una manera de sobrevivir con algún tipo de venta, ¿Por qué no ayudarlos? El verano nos invita a compartir, a dar, a celebrar, pero no sólo celebrar un cumpleaños, a celebrar la vida, el conocimiento, incluso la fe, o quizá, abrazar cálidamente a aquellos que tuvieron alguna perdida en estos días pasados. Ahora nuestros días son más largos, más calurosos, donde debemos mantenernos mas hidratados, junto a nuestros adultos mayores, niños, mascotas, plantas, para poder soportar y disfrutar la belleza del sol; esto no quiere decir que la noche acabó, simplemente que tenemos más luz para poder retomar la fuerza que nos falte. Quizá, el conocer sobre una celebración para mucha mágica, no nos hará más positivos, ni dejaremos de pasar la mala racha que como sociedad estamos viendo, pero creo nos puede dar más que pensar, incluso para recordar a aquellos que no están, y quedarnos con un suspiro de tranquilidad, sin olvidar la nostalgia y agradecimiento.
    Y, para terminar, sólo quiero agregar unas líneas que leí por alguna red social hace ya días atrás.
    ¡Vivan los padres responsables!
    ¡Vivan los papás viudos y solteros que hacen de su paternidad admirable, el mismo o mejor jale que nosotras las mamás solteras!
    ¡Vivan los padres que aportan menos dinero que las madres, pero son mejores aportando amor!
    ¡Vivan los padres presentes en amor, dedicación, cariño y respeto!
    Es una buena temporada para cambiar actitudes, para comenzar a sembrar una paternidad amorosa, sin prejuicios tontos, olvidando el “Ser macho” y decirle a tu hijo varón “hijo te amo”, para aprender cosas nuevas desde casa, para salir al patio por las mañanas y darnos un baño de calor natural y del sol, (sí, no importa que nuestra ciudad sea terrosa, y poco árida, tiene gente bella).
    Deseando que el sismo de este pasado martes 23, haya quedado en un sólo susto, mando mis mejores vibras a mis conocidos y amigos del centro del país.
    Así que no importa tu género, sexo, orientación sexual, condición política, social o económica, tu creencia, tu fe; te invito a que cada semana, este té de mujer sea placentero para todos, y me sigas por la página de Facebook Té de Mujer  por twitter y Facebook me encuentras como Genesis Amayrani, También puedes escribirme y platicarme tus inquietudes, historia, o preguntas al email tedemujer@gmail.com

    O si prefieres leer, puede hacerlo en https://tedemujer.blogspot.com/  y/o escucharme en Spotify en los podcasts de Té de Mujer.

    Me despido de ti, y deseo que toda la energía más bella del universo te abrace.





    BIBLIOGRAFIA
    Zeraoui, Farah Leyeli. (Junio, 2018) Litha, Ciudad de México, México.
    https://web.facebook.com/LeyasShop/
    FRANKLIN, Anna. (2003). Magical celebrations of the summer solstice: Midsummer. USA: St. Paul, Minnesota. Llewellyn Publications.

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Solsticio de verano; fuerza y esperanza Rating: 5 Reviewed By: PERIODICOenRED
    Scroll to Top